¿Te sientes mal porque no has hecho lo que planeabas? - Contrapeso Contrapeso

¿Te sientes mal porque no has hecho lo que planeabas?

¡Algunos ejercicios que nos divertían de pequeños!

Gabriela Torres Ortega

CIUDAD DE MÉXICO.- Con el fin de seguir reduciendo la curva de contagios del Covid-19, un porcentaje de la población nos quedaremos unas semana más en nuestros hogares, y bien se dice que nunca es tarde para empezar alguna actividad.

De hecho, durante estas semanas en casa he podido disfrutar de algunas actividades, así como remplazar otras que no puedo hacer. La cuestión es enfocarse en lo que uno quiere.

Es oportuno decir que, aunque la mayoría de mis días han sido buenos, ha habido otros en los que no me ha sido fácil: en algunos momentos he estado de mal humor, en otros he sentido hartazgo y en otros he estado “un poco chipil”.

No he tratado de controlar mis emociones, sino de enfocar mis pensamientos y de darme cuenta qué me tiene así para buscar soluciones y, sobre todo, no desquitarme con quienes me rodean.

Algo que disfruto mucho es estar con mi pareja. ¡Es maravilloso estar con él y tener tiempo de calidad –no de cantidad–! Hemos decidido que cada quien trabaje haciendo home office en habitaciones diferentes, de modo que a las 6 la tarde, tenemos tiempo suficiente para platicar, ver series o películas o hacer alguna actividad. Además, desayunamos, comemos y cenamos juntos.

Debo confesar que cuando vivía en Cancún, hace unos meses, no desayunaba. En esta nueva etapa, realizo las tres comidas y trato de hacer dos colaciones. Tengo tiempo para cocinar lo que vamos a comer durante dos días.

Me gusta mucho el cine, por lo que me propuse ver por semana dos películas que no hubiera visto. Así como leer tres capítulos a la semana de algunos libros que había pospuesto.

He podido dormir un poco más (no tengo que ir a la oficina) y en cuanto me despierto, hago un poco de ejercicio. Llevo muchos años practicando natación, y como no puedo ir a la alberca, decidí caminar 5 o 6 kilómetros por día, tres o cuatro veces a la semana.

Y a este punto quería llegar. Vivo en un lugar que me permite caminar sin exponerme ni poner en riesgo a otros, no obstante, hace unos días platicábamos con unos amigos que nos decían que no podían hacer ejercicio y salían a lo básico: comprar víveres.

Así que recordamos ejercicios que practicábamos cuando éramos niños, nos divertían mucho y, sin saberlo, practicábamos cardio.

Recordaron que se divertían mucho jugando resorte y avión, por lo que se propusieron hacer estos ejercicios tres veces a la semana, y además, comenzaron a brincar la cuerda, ¡créanme que es un ejercicio muy completo y ayuda a crear resistencia!

No te estreses si no has podido lograr tus metas: te sugiero que replantees qué te gusta y qué quieres. Algunos hemos encontrado tiempo para gozar mientras cocinamos, leemos, vemos películas o series, arreglamos, etcétera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *