¿Y si te dijéramos que en una buena negociación todos podemos ganar? - Contrapeso Contrapeso

¿Y si te dijéramos que en una buena negociación todos podemos ganar?

Esta habilidad te ayudará a asumir actitudes conciliadoras y cooperativas

SUMARIO

Master Coach en Impel

Website: https://impel-mx.com

Aprende a desarrollar acuerdos que favorezcan a los involucrados

La capacidad que nos faculta para generar acuerdos ante diferentes posturas, percepciones, intereses o necesidades de los demás, precisamente es la negociación.

CIUDAD DE MÉXICO.- Los conflictos surgen diariamente como parte de nuestra vida, y pueden abarcar desde lo personal, conyugal y familiar hasta con los vecinos, situaciones laborales, sociales, etcétera.

La mayoría de los conflictos se presentan de forma espontánea e inesperada, por tanto, es imperativo tener una actitud proactiva para resolver problemas y encontrar soluciones. Es decir, debemos desarrollar la habilidad para llegar a acuerdos con los demás.

Lo primero que debemos recordar, es que, de acuerdo con nuestra postura y capacidad resolutiva, podremos mantener el equilibrio emocional propio y del de quienes nos rodean. Estar ecuánimes nos permite tener claridad de pensamiento para tomar decisiones correctas.

La negociación puede verse “como un arte para convenir” o una habilidad para asegurar acuerdos e intercambios entre personas, bajo la premisa de que obtendrán mayores ganancias si colaboran juntos a que si se confrontan.

La negociación permite expandirnos al aprovechar lo que los otros tienen y ofrecen, mientras que nosotros brindamos aquello que es importante, conveniente o necesario para el bienestar de la contraparte.

¿Cómo puedo mejorar mi comunicación para negociar exitosamente?

La clave está en identificar para quién es más imperioso lo que se desea y qué es lo que puede negociarse. No es bueno ni malo desearlo más ni menos; lo que conviene es entender todas las partes para llegar a entendimientos claros y precisos.

De este modo, podemos saber qué tan fuertes o débiles estamos ante la confrontación y obtendremos lo más que se pueda, de manera cordial y civilizada.

La negociación se basa mucho en la comunicación; en la calidad de ésta, habrá comprensión y entendimiento entre ambas partes al compartir el interés de satisfacer sus requerimientos.

Aunque, en ocasiones, los recursos buscados lleguen a ser controvertidos, con una comunicación honesta y educada, los negociadores tendrán voluntad mutua para encontrar salidas que garanticen la satisfacción para ambos (o para todos, hablando de equipos de trabajo).

“Es que no me gusta perder…”

Por el tipo de educación individualista y competitiva que solemos recibir (en la escuela, con la familia, con los amigos, en el trabajo), la mayoría de las personas estamos condicionados –inconscientemente– a creer que ganar “es lo mejor”… ¿ganar para quién o bajo qué estándares?

Esta creencia es uno de los principales obstáculos para llegar a acuerdos. Se tiene la creencia que <<en una negociación, alguien tiene que perder>>.

Este concepto debe erradicarse, pues para realizar una negociación civilizada y eficiente que promueva buenas relaciones a largo plazo, es preciso asumir actitudes que sean conciliadoras, cooperativas y compasivas.

Así, encontraremos opciones más adecuadas para obtener el mejor resultado tanto para uno mismo como para el otro. Ambas partes tendremos una sensación ganadora.

Una negociación en la que todos ganan es una clara muestra de que las partes han obtenido los beneficios que buscaban y alcanzan sus objetivos.

¡No te pierdas la siguiente colaboración! Te platicaré cómo puedes lograr un convenio satisfactorio combinando tus capacidades, aptitudes y virtudes de acuerdo con las condiciones y circunstancias de cada quien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *